Algunas técnicas de enseñanza

Aquí trataremos de dar una breve explicación de las formas que, hoy en día, más se aplican en la enseñanza del zapateo y de sus características. En definitiva todas llegan, tarde o temprano,
al mismo fin pero la forma de transmitir a través de cada técnica es distinta respecto unas de otras.
Hablaremos de la Técnica de espejo, Técnica de mecanización por movimiento, Técnica de Mecanización por compás y Técnica de mecanización por estructura.

Técnica de espejo:

Esta técnica consiste en colocarse parado frente al/los alumno/s y realizar con lateralidad cruzada todo lo que uno va diciendo y describiendo. De esta manera cuando al alumno uno lo hace levantar el pie izquierdo, dice “elevamos el pie izquierdo” pero a la vista de él pasan dos cosas: primero cree que nos estamos equivocando y por respeto no nos dice nada
todavía, y la segunda que es lo que buscamos, estamos ayudándolo a que se “copie” y pueda solo pensar en el movimiento y no esté pensando en “¿cuál es mi izquierda? y ¿cuál es mi derecha?”.
Convengamos que, de todas formas, cuando perciben esta situación comienzan los murmullos, las señas y demás, por lo que aconsejo no dejar pasar mucho tiempo hasta explicarles que uno está trabajando con esta técnica y que incluso en los cursos más avanzados a ellos les tocará aplicarla pero desde el rol del docente.
Por último, esta técnica puede no llegar a ser aconsejable cuando los alumnos son más pequeños, por las complicaciones antes mencionadas, siendo a veces hasta necesario tener
uno mismo que colocarse de espaldas a ellos, para que se copien mejor pero tratando que sea solo por unos segundos así no se pierde la visión del grupo y la posibilidad de seguir
entrenándolos sin perder la conexión.

Mecanización por movimiento:

Aquí estamos en la búsqueda de la atomicidad del movimiento podríamos decir, es en este momento donde, como dijimos en la introducción, uno debe tratar de ser “simple” y describir cada uno de los movimientos que compondrán un zapateo de, por ejemplo, 5 movimientos.
Se comenzará dando sus características básicas, como ser: duración musical, fonética rítmica y la cantidad de movimientos que se empleará.
Es aquí donde el alumno comienza a tomar conciencia de su cuerpo, de que el pie no comienza en la cintura, sino que, si bien el movimiento se desarrolla desde la cadera, utiliza toda su extremidad, en la que existe una rodilla, un tobillo, y que recién allí llegamos al pie, y que además éste se puede flexionar ya que no es un solo hueso sino también existen articulaciones y todo lo que no se imaginan sobre lo que se encuentran parados. También toman consciencia de elementos de la vida cotidiana que aquí también se aplican y que la lógica, en todos los casos utilizable y simplifica la mayoría de los inconvenientes, como puede ser comprender que: “si tenemos el pie derecho elevado, es decir, que estamos parados sobre el pie izquierdo, el peso del cuerpo ¡JAMÁS PUEDE ESTAR sobre el pie derecho! o sea el que está al aire…”, siendo éste un ejemplo de las dudas existentes en algunos alumnos que obedecen a la falta de entrenamiento sin pensar que el todo es la suma de las partes y que el conocer, diferenciar y controlar cada una de esas partes es nuestro objetivo al mecanizar movimiento por movimiento.
Aquí decimos que este método es regular ya que siempre tomaremos de a un movimiento a la vez.
Un método regular, en un método repetitivo sin alteraciones de velocidad ni movimientos.

Mecanización por compás:

Aquí, teniendo un mínimo de entrenamiento en la mecanización por movimientos, podemos ya no trabajar la individualidad del zapateo, sino que lo hacemos en forma global, tomando una figura con determinada cantidad de compases de duración, en la que se toma la primera unidad completa del compás, sin importar la cantidad de movimientos que éste contenga (en lugar de mostrar todos los movimientos uno por uno). De esta manera se realizaran todos los movimientos correspondientes al primer compás del zapateo y, si es necesario, se repetirá la secuencia completa, varias veces. Pero siempre tomando toda esa unidad de compás. Así, internamente el alumno está desarmando esta estructura que le están enseñando de una vez, pero resolviendo la suma de todos esos movimientos juntos, es por eso que creo necesario tener una cierta preparación y entrenamiento en las técnicas de espejo y mecanización por movimiento.
Sostengo esto, ya que muchos dicen que es posible lograr entender y aplicar esta técnica sin previo conocimiento de la anterior pero el riesgo que se corre es importante, ya que por más que el alumno entienda el todo de esa unidad de compás y a simple vista pueda resolverla, nada garantiza la calidad del movimiento individual ni la definición del movimiento y menos aún, el reconocimiento de qué partes del pie están trabajando durante la ejecución de cada unidad.
Aquí tenemos un caso de método regular, ya que al zapateo siempre lo tomaremos por grupo de unidades temporales, o sea de a un compás, dos etc., dependiendo de la duración del mismo.

Mecanización por estructura:

El criterio aquí es el mismo que en la técnica anterior, el consejo de manejar la primera de ellas (Mecanización por movimientos) también lo sostengo y justifico por los mismos motivos, pero la diferencia es que aquí la medida de la información ya no es un movimiento individual, no es un
grupo de movimientos que tienen una duración determinada sino es un grupo de movimientos que conforman una estructura específica, pueden llegar a durar un compás, menos o más, pero
que por algún interés del docente la estructura a mostrar para la enseñanza tiene ‘X’ cantidad de movimientos y dura lo que ello implique, sin ser pautado por este parámetro temporal.
Quizás por conveniencia, deba enseñar los primeros dos movimientos del zapateo básico juntos ya que este alumno en particular tiene problemas de equilibrio y entonces estar con “…el pie izquierdo adelante y al aire” por más de dos segundos se le complica por su falta de entrenamiento en manejar su eje y entonces le enseño el primero y el segundo juntos así en este segundo movimiento “el pie izquierdo regresa apoyando de media planta y a la par del otro pie…”.
Vemos aquí que este método no es regular, por más que a veces coincida la cantidad de movimientos en la que decida seccionar mi zapateo para su enseñanza, pero en sí puedo separarlos en distinta cantidad de movimientos cada vez que muestro una estructura, incluso dentro de un mismo zapateo.

Fuente: Isla Claudio y Gabotti Adrián, Mecanizaciones de Zapateo, dirigido a: cátedras de Zapateo Folklórico Argentino. Área Transdepartamental de Folklore. Universidad Nacional de las Artes (U.N.A). 2015.